sábado, 22 de enero de 2011

COQUES DE SACHÍ


INGREDIENTES

1 kilo de sachí (manteca de cerdo)
1 kilo de azúcar
1/2 litro de aceite
6 huevos.
La harina que admita
Neulas

PREPARACION
 
Sacar la manteca de cerdo de la nevera por la mañana para que se pueda amasar. Hacer el azúcar glas junto con corteza de limón en la THM (si no rallar la cáscara con un rallador finito y moler el azúcar con el molinillo de café o comprarlo ya glas).
Se mezcla todo bien menos las claras, que se levantan a punto de nieve (no demasiado duro, con tenedor). Que quede la masa ni dura ni blanda, dejar un poco sin poner e ir añadíendola para que no se quede dura

Se separa la masa en bolas de 200 grs.  Se aplanan con las manos  y se ponen encima de las neulas, hacemos el borde a pellizquitos. La primera bola está echa aplanándola con las manos y luego ya aplanarla encima de las neulas apretando bien para que no se hagan grietas.


pintamos con las claras batidas

espolvoreamos con azúcar y canela

Meter al horno unos 15 minutos a 225º con calor arriba y abajo


HISTORIA

Esta es una de las recetas que no pueden faltar en mi blog, es una de las protagonistas de mi libreta.
Cada Santet te el seu dolcet. Y por la mañana cuando lees el santoral hay que honrar a cada Santo haciéndoselo. (Yo este año gracias a Mesilda también empezaré a hacerle los honores a San Juan con su impresionante coca).

Un día 22 de Enero cuando era una niña, acompañé a la Bis Tonica a Misa en Santa Mónica. El Sacerdote explicó que el Santo nació en Huesca y pronto empezó a predicar. Cuando se enteraron los emperadores romanos mandaron prenderle y lo llevaron a juzgar a Valentia. La noche anterior a entrar en la ciudad lo ataron a una columna que hoy se venera en la Iglesia de Santa Mónica (al acabar la Misa nos acercamos a contemplarla)  y al llegar lo torturaron brutalmente con el potro descoyuntándole y torturándolo con brasas y garfios. No renunció a su fe y lo encarcelaron con pinchos y cerámicas rotas. Al día siguiente apareció rodeado de flores. Murió y tiraron su cuerpo al campo donde un cuervo se encargó de auyentar a las alimañas que intentaban devorarlo. Lanzaron su cuerpo al mar con una rueda de molino atada al cuello(de ahí el nombre que recibe de Sant Vicent de la Roda)  y al día siguiente el mar lo devolvió a la playa en Cullera. Fué enterrado y venerado hasta hoy.

 No se cuando empezamos a hacer les coques de sachí para San Vicente, el Martir, Sant Vicent de la Roda, el santo del iaio y del tío Vicente, pero son ya una tradición arraigada en casa.
Y así, igual que cuando llega Navidad la iaia compra la almendra y el boniato para hacer los pastissets, cuando se acerca el 22 de enero se va aprovisionando de neulas y sachí.

El día de San Vicente comemos en casa de los iaios y enseguida la iaia se pone a terminar de cocinar como una loca (empieza dos o tres días antes, entre comida y merienda), los pepitos, los vicentitos, y mil cosas más para la merienda ya que por la tarde vienen a felicitar al iaio toda la familia.
Hay quien no celebra los Santos, pero en mi familia son muy importantes. La Bis lo tenía muy claro. Cuando te felicitaba para tu Santo te daba cinco mil pesetas y si era tu cumpleaños sólo mil. Ella ,que tenía tan claro lo que valía el dinero, le daba a cada evento la importancia que merecía. Es bonito seguir celebrando el Santo y reunirse con la familia alrededor de una mesa
¿Os habeis fijado? a partir de hoy los cortos días de invierno irán tomando cada día un poco más de luz hasta el verano, ya lo anticipa el dicho valenciano:
A Sant Vicent de la Roda ja allarga el día un hora.
(por San Vicente Martir alarga el día una hora)
Muchas felicidades al iaio, al tío y a todos los Vicentes Martir
Imprimir receta

7 comentarios:

  1. Au! Jo sóc fan de les coques de sagí... Hi ha un forn en Torrent que en fa unes BO-NÍS-SI-MES!

    Que guai redescobrir-les!

    ResponderEliminar
  2. Mari Carmen que bonitas te han quedado y que buenas están, mi madre suele comprarlas en su panadería que las hacen riquísimas, yo no quiero hacerlas que mi dietista me va a matar.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. La historia es bonita pero triste,que rebrutos heran con los dichosos martirios.Las cocas te han quedado buenisimas,a mi madre y a mi abuela les gustaban muchisimo,ellas se encargaban siempre de prepararlas,decian que se tenian que desgrunar en la boca,si no era asi es que no tenian su punto....esta muy bien eso de,cada santet te el seu dolcet...me hace mucha gracia.....en cuanto a la coca de san Juan,mi hijo me la pide bastante amenudo...aunque no sea su santo,dice que las cosas buenas hay que disfrutarlas.
    Besets.

    ResponderEliminar
  4. Con su historia y todo, interesante por cierto. Esas coques de sachi tienen que estar deliciosas.
    Besets

    ResponderEliminar
  5. Me apunto a lo de honrar a los santos cada día del año, estas cocas tienen un aspecto impresionante!

    ResponderEliminar
  6. Deliciosas la cocas, una maravilla. Un beso

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails