martes, 4 de junio de 2013

CALAMARES RELLENOS DE LA IAIA


INGREDIENTES 

Calamares grandes o de ración.
1 Cebolla picada.
Un trozo de merluza para desmenuzar.
Gambas peladas.
Huevo duro
Trufa (si gusta)
piñones

Para la salsa:
1 Cebolla en juliana
2 dientes de ajo
Pimienta en grano
Laurel
Clavo
Tomate
Agua
1 Cucharadita de harina.
 

PREPARACION 

Limpiar el calamar, dándole la vuelta si es necesario para quitarle bien todo lo de dentro y separar los tentáculos y aletas. Colocar estos últimos en la picadora y triturarlos.
Freír la cebolla rallada a fuego lento,  hasta que esté transparente y añadir la merluza desmenuzada, las aletas y cabeza del calamar picadas, las gambitas, huevo duro a trozos piñones y  la trufa.

Con la farsa anterior rellenaremos los tubos de calamar que sellaremos con un palillo.

Pasar los calamares por harina y sofreír ligeramente, reservándolos. En ese aceite, freír todos los ingredientes de la salsa que al final refinaremos por medio del pasapuré. Colocar de nuevo la salsa en la cazuela, comprobar el punto de sal y sabor y seguidamente introducir los calamares rellenos para que cuezan a fuego lento y dándoles la vuelta a menudo durante quince a veinte minutos.
 

Una vez fríos (de hoy para mañana están mejor) cortarlos en rodajas y salsear.

HISTORIA


Estos calamares los hacía mucho la iaia.  Para el santo del iaio, para Navidad como un aperitivo más...eran todo un clásico!
Como para esas fechas venían los abuelos a casa y cada vez tenían menos dientes, la iaia elegía menús blanditos que no  les costaran de masticar, como las berenjenas rellenas o estos calamares.
Pero aunque tuvieran pocas piezas dentales, daban buena cuenta de los platos. Suele pasar, como cuando mi abuelo se fue de viaje a Peñíscola al principio de salir los viajes para los jubilados y un día le llamé para preguntarle:
-¿Cómo estás abuelito?
- Pues ahora ya mejor
-¿mejor? ¿qué te pasaba? ¿has estado malo?
-pues... –contestó muy serio-que como aquí hay tantas cosas, desayunaba dos veces y luego estaba toda la mañana con un dolor de barriga que no podía más, como no estaba acostumbrado..... y ahora ya desayuno sólo una vez y así lo paso mejor...
Hace poco la iaia volvió a hacer los calamares y los pudimos disfrutar de nuevo, no dejamos ni la salsita en el plato, como si fuéramos una excursión de jubilados, y hasta nos llevamos uno en una fiambrera y congela la mar de bien, es un lujo venir a las tres y ya tener la comida preparada.
  


Print Friendly and PDF

3 comentarios:

  1. Deliciosos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Me llevo por lo menos una rajina.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. tienen que estar de muermte el toque de piñones me gusta mucho, que rico!

    Silvia chup-chup-chup

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails