martes, 13 de abril de 2010

PALETILLA DE CORDERO AL HORNO




INGREDIENTES



Una paletilla


manteca de cerdo


un chorro de coñac


ajos


laurel



PREPARACION



Salar la paletilla y colocar sobre una bandeja de horno. Poner unos ajos por los cortes de la pieza y untar con la manteca, regar con un chorro de coñac y al horno durante unas dos horas a 180º. De vez en cuando abrir el horno y con una cuchara coger el caldo de la fuente y dejarlo caer por encima. Unos diez minutos poner el horno a tope para que quede la corteza crujiente.



HISTORIA


El olor del cordero al horno me lleva siempre a la calle Nador nº 6 de Valencia. Allí vivían Tonica y Pepe, mis abuelos, y el segundo día de Navidad, su escalera nos recibía siempre con el aroma del cordero dorándose en el horno. el portero automático consistía en una cuerda que se estiraba desde el primer piso y abría la puerta de la calle. Mi abuelo se sentaba a la cabecera de la mesa, que vestía un mantel azul a cuadros que Tonica protegía con un plástico finito por encima para que no se ensuciara. Enfrente de él, al lado de la puerta de la cocina, marcada con señales testigo de nuestro crecimiento, mi abuela vigilaba que no faltara de nada. Cuando se acababa el vino, el bis Pepe escurría la botella porque decía que siempre quedaban siete gotas.

La casa de la calle Nador tenía cuarto oscuro, y el aseo estaba en la galería. En el balcón había claveles que plantaba mi abuelo y nos enseñaba orgulloso, como la enciclopedia que estaba en la sala.

Mi abuela nos daba de merendar pan con aceite y azúcar, tenía capellanets (que es un pescado seco que se hace a la llamita del fuego y se come así) en una carnera (una especie de caja con puerta hecha con mosquitera), hacía una paella con pollo y cigalitas y le gustaba mucho comerse la ternera o las chuletas entre pan.


Ahora el corderito lo hace el papá, y esta es su receta.


El mejor cordero es sin duda este, comido en nuestro hogar, en Manzanera, con una copita de vino y ¡sin la leña crepitando en el hogar porque no tengo chimenea! . Pero la segunda plaza la ocupa el que hacen en la Montaraza. No sé si realmente nos sabe tan bueno porque nos lleva a momentos tan mágicos como todos los aniversarios que hemos celebrado allí, uno vestida de fallera, otro durmiendo a Carmela de bebé, y el último sin casi creernos que ya van trece. Volveremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar tu comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails